Problemas de salud dental y oral en el niño con Síndrome de Down

salud dental y oral en niños con sindrome de down

Los pacientes con síndrome de Down suelen presentar anomalías características en la morfología craneofacial y en la cavidad oral. Las anomalías orales afectan tanto a las estructuras duras como a las blandas: lengua, mucosa oral, labios, glándulas salivares, velo del paladar y dientes. Es por ello que es necesario instaurar medidas preventivas adecuadas desde muy temprana edad, para lo que será necesaria la participación de padres, educadores, los cuales estarán asesorados por odontopediatra. El tratamiento odontológico del paciente con síndrome de Down, exige un equipo multidisciplinario organizado y entrenado.

El Síndrome de Down tiene una incidencia de uno cada 800-1.100 nacimientos. Actualmente no se conoce la cual son los factores que son los responsables directos, existen una serie de factores predisponentes como la edad de la madre.

La población afectada de síndrome de Down se caracteriza por una serie de alteraciones a nivel físico y mental, cabiendo destacar el retraso mental y psicomotor de gradación variable, así como también escaso desarrollo óseo generalizado, e hipotonía muscular.

Entre las manifestaciones clínicas podemos observar:

– Boca pequeña.
– Macroglosia.
– protrusión lingual y paladar estrecho.
– El paladar blando suele ser corto y en ocasiones presenta úvula bífida.
– Aunque la lengua tenga un tamaño normal, resulta grande para una boca pequeña.
– La presión sobre los dientes produce en ocasiones una lengua indentada por apretamientos.
– En el 80% de los casos encontramos lengua fisurada (papilas fungiformes y filiformes aparecen hipertróficas)
– La lengua presenta hipotonicidad y protrusión, normalmente es surcada.
– Se ha comprobado que la respiración oral y la disminución de la producción salivar de las glándulas parotídeas contribuyen con la sequedad bucal, gingivitis e infecciones del tracto respiratorio alto.
– Labios frecuentemente secos.
– Maxilar superior e inferior considerablemente más pequeños, así como las dimensiones del paladar.
– En el proceso eruptivo podemos encontrar múltiples anomalías: retraso eruptivo en ambas denticiones de un par de años y alteraciones en la secuencia de erupción.
– Alteraciones dentales tanto numéricas como morfológicas. (ausencias congénitas de dientes o agenesia en un 53% de los casos)

 

Caries

Se ha demostrado una relación entre la caries, la atención odontológica y la higiene oral en pacientes con retraso mental y discapacidades físicas. Los niños institucionalizados, la caries es poco frecuente, posiblemente porque consumen menos dulces, comen a intervalos regulares y la higiene bucal se practica sistemáticamente
El número de dientes y el momento en que erupcionan también son factores importantes.

 

Enfermedad periodontal

El grado de afectación varía en función a su edad y el grado de higiene oral, es uno de los principales problemas odonto-estomatologicos del mismo. Entre los factores etiológicos tenemos: la Macroglosia, la morfología dental, el bruxismo, el frotamiento con la lengua, la respiración oral.

La periodontitis se debe al incremento cuantitativo específico microbiológico o al sobrecrecimiento de especies patógenas por encima de un umbral específico microbiológico, y/o provocado por la reducción de la respuesta inmune del huésped.

 

Alteraciones de la oclusión

Casi el 100% de pacientes presenta una o más anomalías oclusales que se pueden atribuir a múltiples alteraciones estructurales craneofaciales y dentales. La maloclusión más frecuente observada es la clase III de Angle.

 

PROTOCOLO DE ATENCIÓN

Tenemos que tener en cuenta que el 40% de ellos padecen de patología cardiaca, son más propensos a las infecciones, especialmente a las vías respiratorias y la incidencia de leucemia es superior a la población en general. Van a tener problemas periodontales que van desde leves a graves.

Las prótesis y aparatos ortodoncicos suelen dar malos resultados debido a los factores concurrentes de falta de cooperación, enfermedad periodontal, hipotonicidad de la musculatura y a la lengua relativamente grande
El punto más importante es realizar una odontología preventiva, y observar las necesidades del paciente, en el cual debemos formular un programa fácil de seguir para él y para quienes son responsables de él. Al igual que debeos ayudarlo a habituarse con la manipulación de su boca, también deberemos orientarlo adecuadamente sobre su alimentación.

La indicación de suplementos de flúor es muy importante en estos pacientes, y se administran siguiendo las mismas pautas generales que en los niños normales. Y por último es recomendable el uso de selladores, totalmente indicados en estos pacientes

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *