08 May, 2018

El mal aliento de la boca o Halitosis

halitosis

¿Qué es la halitosis? y un poco de historia

La halitosis no es una enfermedad, es una condición humana común y ancestral, que tiene un gran impacto social por el alto porcentaje de personas que la padece.

Conocida como fetidez de aliento, mal aliento o mal olor de boca, que se produce al respirar o abrir la boca. La halitosis afecta a la raza humana desde hace miles de años.

Los primeros escritos sobre este problema son de la época romana y griega. Los griegos utilizaban para el mal aliento vino, anís y semillas de hinojo, los romanos pastillas perfumadas o plantas.

 

¿Cómo afecta la halitosis a las personas?

La halitosis afecta aproximadamente al 50% de la población adulta, principalmente a primera hora de la mañana y puede convertirse en un real problema, una situación que puede afectar de forma negativa a las relaciones íntimas y profesionales. No se conoce su prevalencia ya que su estudio objetivo resulta difícil.

La halitosis puede presentarse de forma temporal y transitoria o de manera permanente y crónica. En todos los casos, los esfuerzos han estado más enfocados a enmascararla que a encontrarle soluciones definitivas.

La halitosis puede ser verdadera (fisiológica y patológica) o pseudohalitosis, cuando el mal olor es acusado por el paciente pero no por el profesional.

Existe también la halitofobia que aparece cuando una vez eliminado el problema el paciente sigue quejándose del mal olor.

El 90% de los casos de halitosis, detectados en estudios médicos y científicos, son predominantemente de origen oral; el 10% restante se relacionan con afecciones de etiología extraoral, y corresponden a patologías características de las vías respiratorias, trastornos sistémicos urémicos y hepáticos, o carcinomas.

Por eso consideramos que los dentistas tienen una importancia significativa en el control, diagnóstico y tratamiento de los pacientes con halitosis.

Se ha estimado que el 80% de la población de EEUU sufre halitosis y que su gasto anual en productos relacionados para solventar este problema es de alrededor de 500 millones de dólares.

El informe de 2010 publicado por el Instituto del Aliento ha indicado que la mayoría de los pacientes (60%) que demandaron tratamiento en los centros clínicos de la red en la Península Ibérica poseen halitosis de origen oral.

En una encuesta realizada por la Federación Española de Sociedades de la Sexología, para el 29% de las mujeres la halitosis es el principal inhibidor de las relaciones sexuales.

 

Métodos para valorar y diagnosticar la halitosis

Existen diferentes métodos para valorar la halitosis. Los más utilizados son:

  • Análisis organoléptico: La identificación y el diagnóstico de la halitosis se ha realizado desde tiempos remotos a través de la percepción olfativa, un medio de consulta al alcance de todos
  • Monitor de sulfuros, que es un equipo portátil, conocido como Halimeter, que determina la cantidad de compuestos sulfúricos volátiles y, además, mide los niveles de sulfuro de hidrógeno y metil-mercaptano en partes por billón (ppb). El monitor de sulfuros puede ser un instrumento útil para la evaluación del mal olor bucal, tanto en el diagnóstico como en el seguimiento del tratamiento; igualmente puede suministrar información valiosa en combinación con otros procedimientos diagnósticos.
  • Cromatografía de gases, que es un método de evaluación que analiza las diferentes sustancias causantes de la halitosis. El Oral-Chroma es el equipo utilizado para identificar y cuantificar los componentes individuales del aire exhalado.
  • El Test BANA que identifica las bacterias que están produciendo el mal olor en la boca, que se manifiestan produciendo diferentes colores. Las especies identificadas pueden ser las causantes de la degradación de las proteínas en compuestos sulfúricos volátiles. En el Test BANA, un resultado positivo produce un color que va desde el azul intenso al azul pálido, mientras que la ausencia de color se registra como resultado negativo.
  • Otro instrumento que recientemente se utiliza es la Diamond Probe/Perio 2000 System. Es una unidad de lectura que está basado en tecnología electroquímica y permite detectar básicamente los sulfatos en el interior las bolsas periodontales.

 

Diamond Probe

 

La halitosis y la ovulación femenina (durante la regla)

En algunos estudios se ha podido establecer que durante la ovulación pueden presentarse cambios en el aliento de las mujeres. La halitosis que se puede manifestar en los días previos o durante la ovulación, el ciclo menstrual y el embarazo, puede estar relacionada con los cambios hormonales que ocurren en dichos periodos.

 

La halitosis y la lengua

Las poblaciones bacterianas que colonizan el dorso de la lengua junto con sus células y los restos de alimentos forman una capa cuyo espesor varía según las localizaciones y los periodos del día.

La lengua es una de las fuentes más importantes de halitosis:

  • Esta muy expuesta a la atmosfera gaseosa de la cavidad oral.
  • La microflora oral esta humificada por más de 1 litro de saliva diaria.
  • La cantidad de placa del dorso de la lengua en pacientes con halitosis puede llegar a ser de 90mg.
  • La gingivitis y periodontitis pueden ser suficientes para desencadenar un problema de halitosis, pero no es un requisito necesario para que se produzca.

Varios estudios comentan que la fuente de mal olor en jóvenes está más relacionado con el cubrimiento lingual que, en los mayores, con la enfermedad periodontal.

 

Origen_halitosis

 

La halitosis y el flujo salivar

Las glándulas salivales producen diariamente entre un litro y litro y medio de saliva. La saliva facilita la deglución de los alimentos, preserva la higiene oral y lubrica la boca. Además posee propiedades antimicrobianas y cumple la función de higienizar la mucosa oral, la lengua y los dientes, al arrastrar bacterias y compuestos, que pueden producir mal aliento. La xerostomía, conocida como la boca seca, aparece asociada en varias condiciones médicas como Diabetes, el Stress emocional y Ansiedad, la Anemia, Deshidratación o consumo de algunos medicamentos.

Además el consumo de bebidas alcohólicas como la utilización de colutorios con alcohol provocan hiposialia y sequedad bucal, factores que favorecen la producción de compuestos volátiles malolientes.

 

Halitosis de causa extraoral

Un 10% de los casos de halitosis pueden deberse a causas respiratorias, digestivas u otras causas no bucales.

Las enfermedades sistémicas que se asocian a trastornos metabólicos pueden producir mal aliento.

El paciente diabético tiene tres veces más posibilidades de padecer enfermedad periodontal. En un paciente diabético mal controlado aparece la halitosis que se caracteriza en este caso por un olor del aire espirado similar a las manzanas podridas, aliento cetónico.

En la insuficiencia renal crónica el aliento es característico a pescado podrido, aliento urémico.

Otras enfermedades que pueden producir halitosis son las enfermedades hepáticas graves. Los pacientes con cirrosis hepática pueden presentar un aliento tipo fecaloide, y cuando la insuficiencia hepática es terminal el olor se puede percibir en toda la habitación donde se encuentra el paciente.

Los fenómenos inflamatorios, infectivos o neoplásicos de los aparatos respiratorio y gastrointestinal pueden provocar halitosis.

Exudados, secreciones patológicas, pus o tejidos necróticos favorecen el desarrollo de microrganismos putrefactivos con el consiguiente mal olor.

La sinusitis crónica puede producir un exudado purulento de olor desagradable.

El goteo postnasal que proviene de los senos paranasales (mucus) y que cae sobre la parte posterior de la lengua, puede descomponerse, por la acción de las bacterias anaerobias, y generar gases sulfurados.

Las fosas nasales constituyen una de las fuentes predominantes de halitosis de origen no bucal. La sinusitis, la presencia de cuerpos extraños en la nariz y las infecciones respiratorias pueden ser fuentes de halitosis.

 

Mitos sobre la halitosis

Contrario a lo que se piensa, el mal aliento que se origina en el tracto gastrointestinal, es considerado muy raro, dado que la función de este sistema, está aislada de las vías respiratorias y el esfínter esofágico en la entrada del estómago está cerrado permanentemente, excepto durante la deglución, y es sólo cuando se eructa, que se expulsan gases por la boca provenientes del estómago. Los gases exhalados de esta manera, normalmente no se mezclan con el aire espirado, y su olor generalmente es característico de la comida o bebida recientemente ingerida.

Muchos piensan que el consumo de bebidas, el aceite de coco, infusiones, el zumo de piña, el uso de bicarbonato o de colutorios con alcohol hacen desaparecer la halitosis.

 

alimentos_producen_halitosis

 

Lo que no se sabe es que ingestión de té, café, y sobretodo vino, licores y cerveza, bebidas que contienen ésteres solubles del alcohol y polifenoles, constituyen una causa común de halitosis.

El uso de chicle o de tabaco está muchas veces utilizado para enmascarar la halitosis. Tenemos que saber que el chicle estimula el flujo salivario pero que no es un remedio contra la halitosis y no hay que abusar.

Por el otro lado, el uso de tabaco puede ser causa importante de halitosis.

 

Tratamiento de la halitosis

El tratamiento de la halitosis varía dependiendo de las causas y no existe un agente terapéutico que solucione todos los tipos de halitosis, así que es esencial realizar un diagnóstico que revele su origen.

Existen tres tipos de tratamientos:

  • El tratamiento enmascarador que es el más usado hoy en día,
  • El tratamiento profiláctico que se realiza con la ayuda de revisiones periódicas al dentista, una higiene oral correcta y con el uso de colutorios orales específicos.
  • El tratamiento intervencionista que se realiza por el profesional después de haber hecho un diagnóstico preciso utilizando una técnica especifica.

Una vez que se detecta cualquier indicio de halitosis, recomendamos al paciente acudir a una clínica dental. Su dentista va a establecer un protocolo clínico y va a empezar por hacer una revisión completa de la boca y se centrará en corregir cualquier patología oral, como gingivitis, periodontitis, caries o prótesis desbordantes que pueden favorecer la acumulación de bacterias en la cavidad oral.

El profesional debe enseñar y corregir las técnicas de cepillado y de utilización de seda dental o cepillos interproximales.

Durante las instrucciones de higiene oral es muy importante recordar a los pacientes la importancia del uso de un colutorio oral y enseñarles a limpiarse la lengua con un limpia lenguas adecuado.

Si existe patología periodontal hay que hacer un tratamiento periodontal completo y un mantenimiento adecuado.

También hay que proponer al paciente una dieta sana e intentar motivar a los pacientes a que dejen el tabaco.

Tras esta completa evaluación el profesional realizará una evaluación organoléptica del olor desprendido o una detección de los compuestos sulfurados volátiles mediante el uso de aparatología específica (Halimeter u Oral ChromaTM) para poder hacer un diagnóstico especifico y poner en marcha un tratamiento científico.

Dra. Andreea Cosic

Especialista en Periodoncia

Clínica Dental Navarro 

 

¡Valora nuestro esfuerzo y danos 5 estrellas para seguir trabajando!

Redactar esta información conlleva un gran trabajo que merece ser recompensado, es solo un click

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntuación media: 5,00 de 5)

Cargando…

 

3 Comentarios:

  • Guillermo julio 08, 2013

    Un articulo muy revelador. La halitosis parece un tema tabú, poca gente que la sufre lo reconoce, y eso a pesar del impacto negativo que tiene en las relaciones sociales.

    Reply

  • María Stella marzo 26, 2018

    Padezco del mal aliento, generalmente tengo la boca seca, apenas me cepillo continua ese mal sabor y por consiguiente el mal olor. Un otorrino me dijo que para ese problema no había cura, asi que quisiera saber en mi caso que debo hacer? Muchas gracias por su atención.

    Reply

    • Dr. Gonzalo Navarro Boto diciembre 27, 2018

      Hola María, en lugar de acudir a un otorrino acude a un dentista. Si estás en Madrid o cerca puedes contar con nosotros poniéndote en contacto desde el formulario de contacto de nuestra web para pedir cita. ¡Saludos!

      Reply

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *