Gingivitis o sangrado de encías, factores que los producen y soluciones

factores, problemas, causas y soluciones del sangrado de encías o gingivitis

Hoy vamos a hablar sobre una enfermedad dental que prácticamente pasa desapercibida en la sociedad, debido a su aparente falta de gravedad y la normalización de sus efectos, hablamos de la gingivitis o sangrado de encías.

 

¿Es normal que te sangren las encías?

Rotundamente no, ni es normal, ni es algo temporal, ni algo que no nos deba preocupar. Si las encías sangran, por ejemplo y como forma más evidente, al cepillarnos los dientes, es algo que nos debe preocupar.

No significa que vayamos a tener desastrosas consecuencias de forma inmediata, pero es una alerta de que algo no estamos haciendo bien o hay algo que solucionar en el marco de nuestra salud dental.

Cuando las encías nos sangran en diferentes situaciones como la mencionada anteriormente, se puede avistar que sufrimos de gingivitis, una inflamación de las de los tejidos gingivales que rodean el cuello de nuestros dientes, lo cual se produce por causa principalmente bacteriana.

Al mencionar la palabra bacteriana, es lógico pensar que la primera y más inmediata solución es intensificar nuestra higiene bucal, y no andamos muy desencaminados, aunque seguramente esta no sea la única solución que debamos llevar a cabo.

Lo que debemos hacer es pedir cita con nuestro dentista, puesto que él si que analizará todos los factores que pueden provocar dicha gingivitis y ponerle una solución más efectiva que el simple hecho de, por fin, empezar a llevar una higiene dental y bucal como se merece.

 

Factores y soluciones para la gingivitis o sangrado de encías

Después de explicarte un poco que es la gingivitis y animarte a pedir cita con tu dentista lo antes posible, vamos a explicarte un poco que es lo que va a observar tu dentista en tu caso concreto para poder darte una solución y mejorar esa inflamación gingival que produce el sangrado de tus encías.

-Sarro acumulado: Si padeces de gingivitis deberás tener muy en cuenta tu higiene dental periódicamente, esto incluye a parte de la higiene dental diaria con cepillo de dientes, hilo dental y enjuague bucal, realizarte limpiezas dentales en tu clínica dental de confianza para eliminar las bacterias más difícil que se acumulen en tu boca.

Si tu dentista observa acumulación de sarro y suciedad entre los dientes y en el cuello de los dientes, ya habrá localizado uno de los factores que producen esa gingivitis.

-Mala posición de los dientes: Una mala posición de los dientes y el espaciado entre ellos, permite que las bacterias se acumulen en lugares de difícil acceso y que por lo tanto, por mucho que te cepilles los dientes, nunca vas a acceder a estos lugares.

El dentista especialista en periodoncia puede recomendarte varios tratamientos para corregir la posición de tus dientes y eliminar el espaciado dental, lo cual mejorará muchos otros aspectos a parte del tema que estamos tratando hoy, la gingivitis.

-Mal estado de tratamientos anteriormente llevados a cabo: Otro de los factores que pueden estar provocando gingivitis y tu no te hayas parado a pensarlo son el mal estado de empastes, coronas y otros elementos introducidos en tu boca por dentistas para eliminar otra afección.

Esto se debe a que el mal estado de estos puede estar reteniendo por debajo bacterias que no se podrán eliminar fácilmente y que pueden provocar infecciones.

El dentista revisará estos elementos para comprobar si están en buen estado o hace falta sustituirlos por otros nuevos que sellen correctamente e imposibiliten la acumulación de bacterias.

-Halitosis o mal aliento: Esto no es realmente un factor, sino una consecuencia del problema de higiene dental o alguno de los mencionados anteriormente. Pero evidentemente, si padeces de halitosis, tendrás que someterte a una exploración para ver que la provoca y ponerle freno, lo cual hará que mejore ostensiblemente tu sangrado gingival.

-Problemas en los surcos gingivales y adhesión del diente: Este factor ya es físico y debe determinarlo el dentista mediante una exploración con un sondaje periodontal. Cuando físicamente la profundidad de los surcos y la fuerza de adherencia del diente con la encía no son los correctos, se debe llevar a cabo un tratamiento para mejorar estos factores.

Será el dentista quien determine este factor y le ponga una solución adecuada.

En definitiva, está bien conocer los factores que provocan los problemas de sangrado gingival e intentar mejorarlos para que mejore nuestra salud dental, pero debe ser tu dentista de confianza quien lleve el timón de tu proceso de recuperación gingival y te de las pautas necesarias para obtener una encía sana, fuerte y bonita.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *